Nos encontramos en...

El Maíllo se sitúa en el borde de la sierra, al norte de la prolongación montañosa que arranca en la Peña de Francia para dirigirse el oeste descendiendo hasta confundirse con la penillanura, cerca de Serradilla del Arroyo. Las líneas de cumbres de esta sierra delimitan el término municipal por el sur, de modo que unas 2.000 Ha. de la falda meridional pertenecen a El Maíllo. La máxima altitud se da en la Hastiala, casi 1.800 m., que es también la mayor altura de la Sierra de Francia.

 

Estas montañas proporcionan a El Maíllo un contorno paisajístico extraordinario y, dado que estas laderas están orientadas a la umbría, una abundante vegetación forestal  atlántica, constituida básicamente por robles, que aún hoy ocupa el 40% de la superficie municipal total. Robles en los que antaño trabajaron muchos carboneros.

 

El resto del término se extiende por la llanura hacia el norte. Fueron éstas tierras destinadas principalmente al cultivo de cereales que ya se han abandonado, transformándose en una zona de pastos donde, ahora, es la encina la que predomina en un paisaje característico ya del Campo Charro, y la ganadería en la actividad agraria.

 

El pueblo está emplazado justo allí donde el llano y la montaña se tocan. En un valle a 985 m. de altitud formado por el río Grande (arroyo de El  Maíllo en los mapas) y junto a las fértiles vegas del río. Está enclavado el pueblo, entonces, en un lugar ideal para las pasadas economías de autoconsumo, ya que podía complementar los cultivos de cereales del llano y la huerta con los productos de la montaña.

 

Las huertas han sido tan importantes para El Maíllo que son las que han organizado la estructura urbana del pueblo: un poblamiento disperso con huecos ocupados por huertos. Tanto es así que el ensanche del pueblo por el barrio del “Arrabal del puente” se hizo más allá del río para respetar las huertas existentes, lo que ha dado lugar a una división del pueblo en dos barrios.

En la zona más antigua, a lo largo de la calle Larga se encuentra el centro vital del pueblo: plaza, ayuntamiento, iglesia, bares… En la salida hacia la Peña de Francia está la completa y acogedora área recreativa de La Hoya, y un poco más adelante el convento de la Casa Baja del Maíllo, que vincula directamente a este pueblo con la Peña de Francia y su santuario.

El Maillo tu eres maguillo
Manzano silvestre en flor
El perfume de tus prados
Tierna brisa de frescor.

Llevas nombre de manzano
Verde tu más bonito color
El aroma de la sierra
Brezos silvestres en flor
Eres pueblo de montaña
Blanco es tu corazón
Las flores de tus Valles
Realzan así tu color
 Te protege una serrana
La más bonita y más bella
Desde la cima más allá
La Virgen de la peña
 Llevas agua en tus venas
Que brotan en manantiales
Regando así
tus campos También tus cultivares.
Te rodean encinas y pinares Castaños y
robledales Brotan así de esta tierra Los más preciados manjares.
Y tu modesta iglesia
Guarda tu bien más preciado
Allí está tu patrona
La Virgen del Rosario
Se lo dedico a un pueblo que es tierno y suave al atardecer.
Silvestre y romántico al amanecer.
A un bonito pueblo que a mí me vio nacer
.

Poema

 un lugar privilegiado.